JALEOS VACUNALES

Publicado en Levante, 16 de abril de 2021

Pedro López. Biólogo

No lo he leído en ningún sitio; pero no hay que ser muy avispado para darse cuenta de que, entre los papeles firmados por las farmacéuticas y los gobiernos, son éstos los que asumen los riesgos y aquéllas las que se lavan las manos. No tiene nada de particular. Ninguna farmacéutica se habría atrevido a poner encima de la mesa una vacuna, con tan escaso margen de tiempo, de apenas un año, cuando se requiere un mínimo de 5 años para que puedan lanzarla al mercado asumiendo las responsabilidades que conlleva tal aventura. Y no es solo una cuestión de financiación, que ha sido muy generosa, acuciados como estamos por la pandemia. Y la respuesta, por parte de las farmacéuticas, ha sido marcar precios asequibles y entiendo que ajustados.

Los gobiernos han presionado, pues la gente, cada uno de nosotros, deseamos cuanto antes salir de este atolladero en el que nos encontramos. La cuestión es que los fracasos son huérfanos, mientras que los éxitos tienen muchos padres. Es la condición humana. Pero dicho esto, no deja de sorprenderme la enorme desinformación que se está generando alrededor de las vacunas y, más en concreto, la de AstraZeneca. Es un polvoriento asunto; y huele a gato encerrado; a pesar de que se demuestre que, en algún caso rarísimo, uno por cada millón de vacunados, pueda generar una trombosis.

La covid-19 tiene una tasa de mortalidad en España del 2,3 % entre los que han dado positivo por PCR (según cifras oficiales). En el Reino Unido se han vacunado 18 millones de personas y se han detectado 30 accidentes de trombosis, a consecuencia de los cuales fallecieron 7 pacientes. La Unión Europea, por su parte, ha difundido un informe reciente en el que se constata que, de los 25 millones de personas vacunadas con esa vacuna, se han producido 62 casos de trombosis del seno cerebral y 25 casos de trombosis esplénica, a consecuencia de los cuales fallecieron 18 personas. Valorando estos datos, se puede afirmar que la incidencia de trombosis venosa a causa de la vacunación con AstraZeneca es de alrededor del 0,00006 %. Son las posibilidades que hay de ir a Madrid en coche (solo ida) y dejarse la vida en el intento.

Por tanto, en consecuencia, y a falta de otras alternativas, no hay que hacer ruido, sino ser eficaces. Nos urge que, cuanto antes, la mayor parte de la población sea vacunada. Sin limitar la libertad de cada uno, hay que ser conscientes de que el riesgo de morir por la covid-19 es cincuenta mil veces superior que ponerse la vacuna; y eso, sin contar con las secuelas que deja la enfermedad en un porcentaje alto de los que padecen la covid-19.

En resumidas cuentas, y concretando, las ventajas de la vacunación para cada uno son enormes en relación al posible daño que pueda originar; y, a falta de pan -de mejor vacuna- buenas son las tortas (lo que hay).

 

 

 

Deja un comentario

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.